¿Qué es el patch management?

El patch management (también llamado enterprise patch management y, en español, gestión de parches) es la forma en que las empresas adquieren, prueban e instalan múltiples parches (conjuntos de códigos) en diferentes sistemas operativos o aplicaciones dentro de la red para protegerlos de posibles amenazas y garantizar la continuidad de sus actividades. Los parches se añaden al código existente para garantizar la seguridad del software hasta que los proveedores publiquen una versión actualizada. Es responsabilidad del administrador de TI construir una infraestructura tecnológica bien configurada y protegerla de las amenazas.

Aunque algunos términos como “actualización de software” y “parche” pueden parecer sinónimos, lo cierto es que hay diferencias. Mientras la actualización proporciona nuevas funciones, el parche despliega códigos para mitigar las brechas de seguridad de la infraestructura informática de las organizaciones. El patch management forma parte de los esfuerzos de los equipos internos de TI para preservar la actividad de la empresa y garantizar un entorno de trabajo seguro.

 

¿Por qué es necesario el patch management?

En el primer trimestre de 2020 se registraron 445 millones de ataques cibernéticos, y cada uno de ellos puso de manifiesto la necesidad de contar con una solución de gestión de parches. Los riesgos de un sistema sin parches van desde la pérdida de productividad, el retraso de los proyectos, la violación de datos de empleados y clientes, hasta los daños en toda la red de sistemas, que supondrían una pérdida millonaria para la empresa.

Los 4 principales beneficios del patch management

Reduce la exposición a ciberataques

La instalación de parches protege los datos de una empresa de los ataques de malware y ransomware al eliminar las vulnerabilidades de la seguridad y los bugs. Los parches evitan que los hackers obtengan datos e información valiosa de la empresa.

Disminuye el tiempo de inactividad del sistema

Los parches garantizan que la tecnología de la empresa rinda al máximo y mejoran los niveles de productividad de los empleados. Así, las empresas pueden realizar proyectos sin esfuerzo con un menor tiempo de inactividad del sistema.

Protege los datos de los empleados y los clientes

Los datos de una empresa son más importantes que nunca. Un software seguro evita que una organización pierda los datos de sus clientes y empleados y deba enfrentarse a consecuencias financieras y legales.

Garantiza el buen funcionamiento de la empresa

Para llevar a cabo operaciones empresariales en el mundo VUCA, acrónimo de los términos Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad), los ejecutivos han cambiado las prioridades de TI para garantizar una mayor seguridad en sus sistemas de acceso remoto. La gestión de parches ayuda al equipo de TI de una empresa a trabajar en la adversidad con mayor agilidad.

El proceso de gestión de parches y mejores prácticas

Establecer una estrategia de patch management no es una tarea sencilla. Ahora, con la creciente complejidad en la infraestructura de TI y la integración de múltiples aplicaciones en los sistemas, la gestión de parches se ha convertido en una tarea que consume muchos recursos. El proceso de gestión de parches varía según el tamaño y la estructura de la organización; sin embargo, el proceso básico siempre es el mismo. El equipo de TI despliega un parche cuando detecta una vulnerabilidad en el sistema operativo o el software existente. Esto protege temporalmente la red de posibles amenazas hasta que los desarrolladores de ese software específico publiquen la versión actualizada. Veamos las cuatro etapas del proceso de gestión de parches y cuáles son algunas de las mejores prácticas del patch management.

Etapa 1: Hacer un inventario del hardware y el software de su empresa

El primer paso es asegurarse de que existen los recursos necesarios y que están distribuidos entre los empleados que manejan el proceso de principio a fin. El segundo paso es hacer un inventario de los activos de software y hardware de su organización. Hay que saber lo que se tiene para entender lo que hay que emparchar. Este es un paso fundamental en cualquier estrategia de patch management: cree un documento con los detalles de todos los servidores, software, aplicaciones, bases de datos, hardware y otros equipos conectados a la red de su organización. Mientras lo hace, añada al documento detalles de los sistemas y software de terceros que el equipo ignoró en el pasado, ya que también podrían ser una amenaza para su entorno actual. Hacer un inventario exhaustivo le ayuda a localizar a los dispositivos y a sus propietarios, a identificar los software o sistemas operativos vulnerables y a determinar el número de parches necesarios.

gestión de parches: inventario hardware y software

Etapa 2: Escanear y supervisar la red existente

El escaneo le ayuda a identificar las vulnerabilidades en la red de TI mediante la detección de los puntos débiles en el hardware y el software de su organización. Al hacer esto, podrá clasificar las vulnerabilidades, evaluar la gravedad y decidir el número de parches que necesita para el despliegue.

Si bien es esencial documentar los activos de su organización antes de comenzar el proceso de aplicación de parches, es igualmente importante anotar los sistemas que incluye y excluye del escaneo. Una vez que haga una lista de dispositivos vulnerables, debe priorizar y actuar sobre el más crítico. Como todo el hardware y el software están interconectados en su red, es aconsejable escanear y monitorear todo el sistema para comprobar el éxito de este proceso.

it patch management

Etapa 3: Probar los parches

Un paso esencial es probar los parches antes de implementarlos. El nivel de exhaustividad de las pruebas depende del nivel de vulnerabilidad de un software o un dispositivo, y es aconsejable ejecutar la prueba en horario no laborable. Las pruebas de los parches evitan que las organizaciones sufran consecuencias en el futuro y garantizan la continuidad de sus operaciones. Los pasos para probar los parches son los siguientes:

  • Ejecución de casos de prueba.
  • Despliegue de parches en las aplicaciones de destino.
  • Comprobación del rendimiento de todas las funcionalidades asociadas a la aplicación.
  • Supervisión del rendimiento del sistema de destino antes y después de la implementación del parche.

Estos son los tres consejos que debe seguir para tener una fase de pruebas exitosa:

  • En primer lugar, debe tener un plan de contingencia. Se trata de hacer una copia de seguridad de los datos para poder revertir el proceso de parcheo si las pruebas realizadas dan resultados negativos.
  • En segundo término, aunque en el caso de los parches menores se pueden omitir, en el caso de los importantes hay que adherirse a las directrices de ITIL para la gestión del cambio y sus procesos .
  • Por último, debe notificar a sus empleados el calendario de aplicación de parches, el tiempo de inactividad previsto del sistema y el propósito de su implementación.
enterprise patch management

Etapa 4: Desplegar, supervisar y actualizar los parches

Una vez que se añaden parches a un sistema, hay que verificar si cumplen con los requisitos de seguridad. La supervisión periódica del sistema tras la aplicación de los parches es un paso importante en el proceso de patch management. Incluye elaborar informes periódicos para supervisar el éxito del despliegue de parches y la salud de la red de su empresa.

mejores prácticas de patch management

Tipos de patch management

Gestión manual de parches

En este proceso, los administradores de TI despliegan manualmente parches y actualizaciones en cada estación de trabajo y software. La ventaja más significativa del despliegue manual es que se pueden lanzar parches durante el horario laboral y no laboral. Además, pueden ocuparse de los servidores, el software o los dispositivos de forma independiente y tener un control total del entorno de aplicación de parches. Como contrapartida, el despliegue manual es un proceso que conlleva mucho tiempo, por lo que difícilmente el equipo de TI pueda hacerlo mientras se ocupa de otros proyectos críticos: requiere muchos recursos y aumenta el costo operativo de una organización.

Gestión automatizada de parches

En este caso, las actualizaciones del sistema operativo y de las aplicaciones se entregan automáticamente a través de un servidor centralizado de gestión de parches.

Beneficios de la gestión automatizada

Gestión de parches: su valor para las empresas

Mejor uso del personal y los recursos informáticos

Aumenta la productividad del departamento de TI y de los empleados en general al reducir el tiempo de inactividad.

Mayor seguridad empresarial

Minimiza las vulnerabilidades y elimina los puntos débiles en toda la organización.

Mejor cumplimiento

Garantiza que su organización cumpla con las propias normas de seguridad.